El impacto de las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC en la comunidad colombiana de Londres

Artículo de opinión por Adriana Boloc, estudiante de LN122 Spanish Language and Society, 2014-2015 para el proyecto En un lugar de Loñdres.

Hace dos años, después de oír hablar de Colombia con frecuencia en varias fuentes diferentes, empecé a estar muy interesada e intrigada por el país, su pasado, presente y futuro. He leído mucho sobre la política de Colombia, su economía, cultura, tradiciones y sobre la sociedad en conjunto. Me enamoré de lo que descubrí. Además me familiaricé con un tema difícil y crucial para este estado: los más de 50 años de conflicto civil armado, sus orígenes y el desarrollo de las negociaciones de paz. Este tema se ha convertido en un área de interés para mí, por lo que he querido investigar más a fondo. A través de la investigación y entrevistas, he aprendido que existe una gama de opiniones públicas tanto en Colombia y entre las comunidades colombianas como en Londres, que continúan siendo afectadas por los acontecimientos en su país natal.

“DÉCIMA – LA VIDA ES SAGRADA”

por Antanas Mockus

I

“Vivimos los colombianos

Una guerra fratricida

No hay respeto por la vida

Ni los derechos humanos.

El pelearnos entre hermanos

No es un acto de heroísmo

Por falta de patriotismo

Se destruye la nación

Pobreza y desolación

Solo deja el terrorismo.

II

Aunque la vida es sagrada

Se viola el derecho humano

Todo el pueblo colombiano

Vive en una encrucijada.

Ésta guerra prolongada

Tiene a la gente sufrida

Mi Colombia clama unida

Que quiere lograr la paz

Y como somos capaz

Hay que marchar por la vida.”

Este poema de Antanas Mockus, se ha utilizado durante la ‘Marcha por la Vida’, en las capitales de todo el mundo, incluyendo Londres. Aunque existen diversas opiniones, el poema demuestra que Colombia ha tenido un pasado difícil que ha afectado a todos sus ciudadanos, sin embargo, al final la mayoría de la gente quiere que se ponga fin lo antes posible al conflicto y el sufrimiento, por lo tanto, la esperanza es que la paz se conseguirá con las actuales negociaciones del gobierno del presidente Santos. Para entender la importancia de este conflicto y las razones por las que algunas personas están a favor o en contra de los diálogos de paz, primero tenemos que revisar su desarrollo a lo largo de la historia.

Los orígenes del conflicto armado en Colombia y las negociaciones de paz

El gobierno colombiano y el grupo más grande del país, izquierdista rebelde, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), están en el proceso de tratar de poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado. Las dos partes comenzaron a celebrar conversaciones formales de paz en noviembre de 2012 en la capital de Cuba, La Habana, que están supervisadas por Noruega. En los seis puntos de la agenda de la paz están: la reforma agraria, la participación política, las drogas ilícitas, los derechos de las víctimas, el desarme, la implementación del acuerdo de paz. Desde entonces, han alcanzado un acuerdo sobre tres temas clave, pero a pesar de estos logros todavía hay escepticismo generalizado en cuanto a si un acuerdo permanente se puede lograr. Ambas partes dicen retrocesos ocasionales son inevitables, pero el estrés que están comprometidos a ver el proceso hasta el final.

Según un informe del Centro Nacional de Colombia para la Memoria Histórica, más de 220.000 personas han muerto en el conflicto armado y más de siete millones se han registrado con el gobierno como las víctimas del conflicto – 80% civiles. Más de siete millones de personas se han registrado en la Unidad de Víctimas del Gobierno. La gran mayoría han sido desplazadas por la violencia, pero muchos de ellos también han sido secuestrados, amenazados, heridos por minas terrestres o desaparecidos por la fuerza. Sin embargo, no toda la violencia es causada por los insurgentes de las FARC, hay otros grupos también como el ELN (Ejército de Liberación Nacional). El Centro Nacional de la Memoria Histórica encontró que más de la mitad de las masacres en las últimas tres décadas se había llevado a cabo por los paramilitares de derecha, creado originalmente para combatir a las FARC. Las bandas criminales que compiten por el control lucrativo de producción de cocaína en Colombia también se han convertido en una amenaza creciente. La esperanza es que un acuerdo permanente con las FARC permitirá que las fuerzas de seguridad se concentren en la lucha contra esa amenaza y la protección de la población civil en lugar de luchar una batalla prolongada con rebeldes de las FARC.

La opinión pública sobre los diálogos de paz en Colombia

Una encuesta de opinión pública en julio 2014 mostró que los colombianos son cada vez más pesimistas sobre el resultado final de las negociaciones de paz en curso entre el grupo de gobierno y los rebeldes de las FARC; estos tipos de puntos de vista se han reflejado en lo que los colombianos en Londres creen. La encuesta fue realizada por Datexco para el diario colombiano El Tiempo, con alrededor de 1.000 colombianos de diferentes clases sociales, en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena.

“¿Cree usted que la paz con las FARC se firmará?

¿Está de acuerdo con la forma en que Santos está llevando a cabo las negociaciones de paz?

¿Cree usted que las FARC tienen intenciones legítimas de hacer la paz?”

Se mostró que el 48% de los colombianos creen que el gobierno y las FARC son capaces de hacer la paz. Otro 45% dijo que no estaban seguros de la paz se firmará a finales de las negociaciones; 31% de estos fueron en apoyo de una solución militar en su lugar. La misma encuesta mostró que el 50% desaprueba la forma en Santos estaba llevando a cabo las negociaciones de paz. Alrededor del 46% dijo que aprobaron. 61% por ciento de los encuestados dijeron que no creían en el deseo de las FARC por la paz contra el 29% que lo hacen. El número de escépticos ha aumentado los informes, desde el 50% en junio, después de una reciente serie de ataques violentos por parte de las FARC. El presidente Juan Manuel Santos dijo que las FARC estaban cavando su propia tumba con los ataques a la infraestructura colombiana, y agregó que podría poner en peligro el proceso de paz. La insatisfacción con el manejo del Santos de las negociaciones en La Habana aumentó de 46% en junio, un 50% en julio, según la encuesta. Es evidente que las opiniones están divididas, sin embargo los ciudadanos más colombianos a favor de las conversaciones de paz, porque cuando se le preguntó si Colombia va a tener paz algún día, el 86% dijo que sí.

La opinión pública sobre los diálogos de paz de la comunidad colombiana en Londres

Este conflicto también afecta a la población y comunidad colombiana  en Londres. Esto se debe a que muchos de ellos tienen familias en Colombia y algunos quieren regresar a su país en el futuro, así que les interesa la dirección social, política y económica del país. Pero, el punto de vista sobre las negociaciones y el proceso de paz depende de cada persona: su experiencia en Colombia, su clase social y las razones porque ellos son aquí por ejemplo como refugiados, para dinero, familia o educación. He visitado un mercado Colombiano en el norte de Londres, llamado Pueblito Paisa, con el fin de entrevistar a los colombianos en su opinión sobre las negociaciones y cómo el conflicto ha afectado sus vidas. Las opiniones que he recibido han sido variadas, tanto como los individuos entrevistados.

Algunos creen que, este año se ha visto que las partes están comprometidas con lograr un acuerdo de paz y que millones de colombianos están dispuestos a trabajar para construir un país donde el bienestar alcance para todos. Los retos de futuro son inmensos, pero ellos confían en la capacidad de los colombianos y de los amigos de Colombia que creen en el poder del diálogo para reescribir la historia. Además, se espera que la decisión de las FARC lleve a acciones concretas para poner fin al conflicto armado y que esto se convierta en un ejemplo para alcanzar un acuerdo similar con el ELN, pero un ejemplo para el mundo también, que va a demostrar el progreso del país. Una ‘Marcha por la Vida’ y la promoción del proceso de paz ha tenido lugar en Londres, como lo ha hecho en muchas otras capitales de todo el mundo. Un miembro de la comunidad colombiana ha dicho que era: “sensacional, un éxito total, está demostrado que los colombianos queremos paz”. Esto acentúa que hay un fuerte deseo de paz. Una otra persona dijo: “estamos hartos de la guerra en Colombia, queremos paz”. Por lo tanto, esto apoya claramente el hecho de que la mayoría de la gente, como se muestra en los porcentajes en Colombia y en Londres apoyan las negociaciones de paz.

Sin embargo, algunos colombianos han expresado su falta de apoyo y la confianza de las negociaciones en curso. Una gran parte de las razones por las que están en contra del proceso de paz es a partir de la experiencia de Caguán (un refugio seguro para las FARC entre 1998 a 2002), algunos piensan que las FARC nunca más pueden ser de confianza. Este es también el caso debido a la continuación de los secuestros y asesinatos frecuentes por el grupo, sin el optimismo de un alto el fuego permanente, en un futuro próximo. Por otra parte muchos creen que las negociaciones son una broma, un juego político controlado por los EE.UU., que están tratando de influir en el proceso de construcción de la paz en su favor. Los que han sido o conocen personas que son víctimas del conflicto, se sienten poco representados en la mesa de negociaciones. Como resultado de ello, afirman que cada vez que se acuerda en el papel no funcionará en la realidad, porque el país cuenta con un precedente de no implementar y hacer cumplir todas las leyes en la vida real.

Según el grupo Rodeemos el Diálogo, de colombianos en Londres “para que las FARC se desmovilicen exitosamente, se deben crear y fortalecer instituciones municipales que den un acceso real a los mecanismos democráticos y ciudadanos. Esto también implica que el Estado debe entrar a regular, y no simplemente a prohibir, aspectos como la minería ilegal, el contrabando y la producción y tráfico de droga.” Además, las FARC están representadas por algunos de sus líderes, pero los miembros ordinarios de los grupos rebeldes a través de todo el país, no van a estar siempre de acuerdo con los que están sentados en la mesa, así que han causado incidentes que han desestabilizado el proceso de paz, como la captura del general de ejército Rubén Darío Alzate en noviembre de 2014. Esto es peligroso, ya que podría dañar las negociaciones y la confianza entre las dos partes; terminando rápidamente todo el proceso y los avances ya realizados.

Conclusión

En general, es evidente que el conflicto armado y las negociaciones de paz tienen un enorme impacto en las vidas de los miembros de la comunidad colombiana en Londres, al igual que lo hace con la población en el país. Ellos están afectados por los resultados de cualquier progreso y/o retraso que pueden tener repercusiones en otros aspectos de la vida, como la economía o la sociedad. Aunque hay algunas personas con fuertes argumentos en contra de las negociaciones de paz en curso, está claro que la mayoría desean la paz lo antes posible. Esto es evidente por el 86% que han expresado esto en la encuesta pero, también a través de la gran cantidad de personas que han participado en marchas en todo el mundo en apoyo de la paz. Evidentemente, hay algunas dudas y preocupaciones sobre las actuales negociaciones de Santos sin embargo, en comparación con los intentos anteriores durante la presidencia de Álvaro Uribe, estas negociaciones han logrado mucho más, por lo tanto, la paz en el futuro parece prometedora.

Fuentes:

  1. Adriaan Alsema. (2015). Colombians across the globe join anti-war ‘March for Life’. Colombia reports.
  2. Aldo Civico, Román D. Ortiz, et all. (2009). Conflicto Armado e Iniciativas de Paz en Colombia. Fundación ideas para la paz. 1 (1), 1-75.
  3. Ana María Pineda Piedrahita. (2014). Conflicto armado en Colombia. Conoce sus consecuencias sociales. Inspiraction.
  4. Antanas Mockus. (2015). Available: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152853615018138.1073741875.17136313137&type=1. Last accessed 2 Abril 2015.
  5. (2015). El grito de la vida es sagrada marcho por Colombia y el mundo . Vanguardia.
  6. El Tiempo. (2014). Tendencias Humanitarias – Colombia (Noviembre 2012 – Junio 2014). OCHA Colombia.
  7. Infobae Politica. (2014). Colombia: empatados en las encuestas, Santos y Zuluaga se volvieron a enfrentar por FARC. Infobae.
  8. Miguel Angel Herrera Zgaib . (2014). El Despelote De Las Encuestas. Pagina 10.
  9. Rodeemos el Dialogo. (2015). Available: https://rodeemoseldialogo.wordpress.com/category/conversatorios/. Last accessed 10 Abril 2015.
  10. Sistema Informativo del Gobierno. (2014). Las Farc con los ataques a la infraestructura están cavando su propia fosa política. Presidencia de la Republica.
Anuncios