Tres meses muy largos. La historia de Paco Robles

Entrevista de Gabriella Gee, estudiante de LN122 Spanish Language and Society, 2015-2016 para el proyecto En un lugar de Loñdres.

paco-roblesLa Guerra Civil arrasó España entre 1936 y 1939, un periodo en el que las fuerzas republicanas intentaron impedir el golpe militar del General Francisco Franco. En el País Vasco, donde la guerra fue muy dura, se establecieron programas de evacuación que enviaron a los niños hacia países como la Unión Soviética, México y Gran Bretaña.

Paco Robles vive en Londres y es uno de “los niños” que vinieron al Reino Unido.  

En nuestra entrevista, Paco me contó sus experiencias durante la evacuación y detalles de su vida en Londres desde entonces.

 

En primer lugar, muchas gracias por tu tiempo. ¿Podrías contarme dónde vivías en España cuando eras un niño?

Viví en Baracaldo, en el País Vasco, donde mucha gente luchó en la Guerra Civil. Mi padre era un diputado en el gobierno socialista y luchó con los republicanos. En este tiempo, había muchas bombas de la Luftwaffe y, en abril 1937, bombardearon  Guernica. El gobierno en Bilbao decidió que era mejor evacuar a los niños.

¿Recuerdas la situación en España en este tiempo? ¿Qué hizo que se iniciara la evacuación?

En Bilbao, en Baracaldo, Franco rodeó todo y teníamos mucha hambre. Una vez, creo, comimos conejos y mi madre me dijo “No son conejos, son gatos”. ¡Comimos gatos!. Parece ser que, en este tiempo, como había muchísima hambre en mi barrio, había un hombre que se dedicaba a cazar y pelar gatos.

Fue el bombardeo de Guernica lo que cambió todo. Ese día, mi madre oyó sonido muy fuerte y vio el humo muy lejos y alguien dijo “Parece que es por ahí, por Guernica”. Guernica fue orden de Franco, él dio la orden a los alemanes para los bombardeos. Después, el gobierno republicano decidió que era mejor que los niños se fueran al extranjero. En Inglaterra Anthony Eden, el Ministro de Asuntos Exteriores, dijo que no; el gobierno de Daladier en Francia, lo mismo. Fue la Duquesa de Atholl, presidenta de  National Joint Committee for Spanish Relief (Comité Nacional para el Alivio del Español) que organizó nuestro viaje.

¿Cómo fue el viaje? ¿Qué ocurrió cuando llegaste en Inglaterra?

Vinimos aquí 3.700 niños y además, maestros y curas. Dos barcos nos escoltaron para asegurar la seguridad y la Cruz Roja nos ayudó a escribir a nuestros padres aunque mucha información en las cartas iban censurada.

Llegamos a las colonias y estuvimos en tiendas de campaña. El campo de Eastleigh fue establecido gracias un granjero que permitió su construcción. Se deshicieron de los vestidos de muchos niños por si acaso teníamos la sarna.

¿Recuerdas lo que sentiste cuando dejaste España?

Ninguno de los niños queríamos dejar nuestras casas o a nuestras familias, sin embargo al principio pensábamos que era por tres meses y  por eso, era como ir de vacaciones.

Una guerra civil es terrible. En España, pasaron muchas cosas, un vecino se volvió contra otro vecino, un hermano contra otro. Fue muy triste.

¿Tenías mucho contacto con tus padres? ¿Qué ocurrió después de que la guerra terminara en España?

En 1939 en abril cuando terminó la Guerra en España, escribí a mi madre pero ella me dijo “Quédate donde estás todavía. Aquí en España estamos muy mal, hay mucha hambre. Tu padre está todavía en el campo de concentración.” Después la Guerra Mundial empezó en el mismo año y no pudimos volver.

Me quedé y me casé en 1949. Entonces, escribí al capitán general de la región en País Vasco y obtuve un indulto para mi padre. Sin embargo, era difícil volver porque el gobierno había dictaminado que éramos prófugos  y muchos decían que si volvíamos, teníamos que ir a la policía. Finalmente volví quince años después.

¿Cuándo era joven tenías identidad española o británica?  ¿Cómo te sientes hoy en día?

Cuando era joven no tenía identidad, ninguno de los evacuados tenían una. En Inglaterra éramos “foreigners y ahora, cuando voy a España, mis primos me llaman “el inglés” como apodo.

Sin embargo, siento que tengo una identidad española y me siento muy orgulloso. Por conveniencia tengo dos pasaportes, británico y español. Antes, si estaba en España, usaba pasaporte británico porque la policía falangista me trataba mejor.

Ahora, ¿tienes contacto con los otros “niños”? ¿Qué redes sociales existen en Londres?

Todos tenemos ochenta años o más pero vamos al centro en Ladbroke Grove, el Instituto Español en Portobello Road y hablamos de los tiempos pasados. Hay muchos gallegos ahí.  ¡Creo que hay más gallegos que viven fuera de España  que en Galicia!. Aunque aquí nadie mucho dinero, tenemos buena calidad de vida.

Aunque Paco ha perdido a muchos de sus amigos de este tiempo, los “niños” que sobreviven comparten una historia fascinante que es desconocida para muchas personas . 

Sin el apoyo del gobierno británico, grupos de voluntarios organizaron la llegada de casi 4000 niños  en una operación humanitaria impresionante. Gracias a la Duquesa de Atholl y al apoyo público, especialmente de los mineros socialistas en Gales, esta hazaña es un legado que sobrevive en los niños y sus descendientes. Ellos han fundado la Basque Children of ’37 Association con el objetivo de ayudar a las familias y también para contar al público su historia. Me gustaría dar las gracias a esta asociación por toda su ayuda con este artículo.  

 

Anuncios