Un viaje histórico a través de Londres: comunidades españolas olvidadas

Artículo de opinión y fotografías de Will Banks, estudiante de LN122 Spanish Language and Society, 2017-2018 para el proyecto En un lugar de Loñdres.

Introducción

En 2015, Londres tenía una población migrante de 3.197.000, y un 2.8% era de España.[1] Sin embargo, estos números solamente muestran la situación migratoria de Londres hoy – no nos dan una idea de los numerosos migrantes españoles que han venido a esta ciudad a lo largo de la historia. Es 2.8% es una parte pequeña de las olas migratorias que, desde el siglo XVII, han venido a Londres.

Como estudiante de la historia, me interesan mucho las contribuciones de los migrantes que no estudiamos en el sistema educativo convencional. Por lo tanto, hice un viaje a través de Londres para aprender un poco más sobre los lugares en que los migrantes españoles establecieron sus vidas. ¿Qué historias hemos olvidado? Visité Spitalfields, Somerstown y Whitechapel para encontrar las respuestas.

Destino 1 – Spitalfields

Empecé mi viaje en Spitalfields, el lugar de un mercado antiguo muy popular entre turistas y lugareños por igual, con la intención de aprender más sobre los primeros migrantes que vinieron a Londres desde España.

He vivido en Londres por seis meses y mientras que muchos de mis amigos han venido a Spitalfields para visitar el mercado o para bailar en las discotecas numerosas de ‘Brick Lane’, nunca había venido. Cuando llegué, lo primero que noté era que el barrio estaba muy aburguesado. El dinero nuevo ha cambiado el barrio totalmente, prácticamente borrando las historias de Doña Luisa de Carvajal y Mendoza y de otros migrantes.

Doña Luisa de Carvajal y Mendoza es la primera inmigrante española sobre quien tenemos información en esta zona de la ciudad. Nació en 1566 y fue la hija de dos nobles, pero cuando tenía cinco años, se quedó huérfana[2]. Como resultado, vivió con su tío jesuita. Su tío tuvo un gran impacto en su decisión de venir a Londres. Al inicio del siglo XVII, Inglaterra fue un país protestante y la católica Doña Luisa creía que era su responsabilidad ir a Londres a salvar los católicos.[3] Como resultado, vino a Londres en 1605 y compró una casa que se llamó ‘Brick House’ en 1611.[4]

Durante su vida, Doña Luisa fue bien conocida por las autoridades y la comunidad local por sus actividades controvertidas. Por ejemplo, empezó un convento de monjas en su casa e intentó convertir a algunos londinenses al catolicismo – actividades muy peligrosa en la época. Los católicos no tenían una buena reputación en este tiempo como resultado de la ‘Conspiración de la Pólvora’ (un intento de los católicos de asesinar al rey). Doña Luisa fue considerada un personaje infame.

Sin embargo, ahora no hay evidencia visible de su vida. La casa donde vivía es actualmente un restaurante italiano  y no hay nada que recuerde su historia.

Carluccios
Una escultura en frente del edificio donde estaba la casa de Doña Luisa

Cerca hay una escultura para conmemorar los migrantes, pero conmemora a los migrantes griegos y turcos de la actualidad – no conmemora a los inmigrantes españoles que vivieron allí durante el siglo XVII. Actualmente, el jardín de su casa es un parque nuevo que se llama ‘Elder Gardens’ [5]. Todos los rastros de su vida han desaparecido.

Elders Gardens
El jardin que era parte de la casa de Doña Luisa

Destino 2 – Whitechapel

La parada siguiente en mi viaje fue Whitechapel. En las sombras de algunos de los edificios más conocidos de Londres (como ‘el Gherkin’), hay rastros de la comunidad judía española de los siglos XVII y XVIII.

Hoy las calles de Whitechapel no tienen sentido de comunidad. Los edificios grandes de bancos y empresas internacionales dominan el barrio y no hay viviendas. Pero hay un símbolo del pasado que ha sobrevivido la gentrificación del barrio: la sinagoga de Bevis Marks , la sinagoga de los judios españoles y portugueses construida en el siglo XVIII.

Sinagoga judios españoles
Un placa para conmemorar el lugar original de la primera Sinagoga de los judios españoles y portugueses

La sinagoga fue abierta en 1701 y marcó el inicio de la comunidad de judíos españoles (y portuguesas – ver fotografía 3) que vivieron en Whitechapel en los siglos XVIII a XIX.[6] Este grupo, que incluyó personas de muchos países diferentes, no tiene una historia feliz.

Debido a la opinión de los ingleses que las prácticas de la comunidad judía fueron extrañas, fueron criticados por su falta de ‘deseo de asimilarse.’[7] Este sentimiento negativo dio lugar a la estigmatización. Por ejemplo, la gente de Londres asumió que los asesinatos de ‘Jack the Ripper’ al final del siglo XIX fueron cometidos por un hombre judío.[8]  De hecho, para muchas personas, la comunidad judía fue sinónimo del crimen y la pobreza y, como resultado, el gobierno empezó a destruir la comunidad en 1860. [9]

La sinagoga  y una placa muy cercana que conmemora la primera sinagoga de 1657, que ya no existe, son dos símbolos de una comunidad hoy perdida en esta zona de la ciudad.

Placa para conmemorar...
Bevis Marks, construida por los judios españoles y portugueses es la sinagoga más antigua de Gran Bretaña

Destino 3 – Somers Town

Mi viaje terminó con una visita a un barrio desconocido de Londres – Somers Town. Está cerca de las estaciones de Euston y Saint Pancras y era una comunidad muy multicultural durante el siglo XIX.

Cuando se camina por las calles de Somers Town, es difícil imaginar su historia rica de migración e industria. Los edificios no tienen rasgos distintivos  y no hay ninguna variedad de lenguas que se puede ver en los anuncios que llenan las paredes. De hecho, hoy en día el barrio tiene un sentido de homogeneidad: la mayoría de los edificios son de ladrillo rojo y no se puede ver mucha prueba de diversidad. No obstante, como ya escribió mi compañera de LSE, Khadeeja Rashid, estas paredes esconden una historia fascinante.[10]

Edificio de Somers Town
Un edificio hoy en Somers Town

La historia de inmigrantes españoles en Somers Town empieza en el siglo XIX durante la ‘década ominosa’, 1823-33. Como resultado de las políticas del rey Fernando VII, muchos liberales españoles fueron víctimas de persecución y tuvieron que salir de España. Un gran número de estos liberales eligieron vivir en Somers Town porque había casas baratas que podía alquilar y asilos para pobres.[11]

Su llegada marcó el comienzo de una comunidad diversa y desafortunadamente empobrecida. Dado que los migrantes no podrían hablar inglés, muchos de los migrantes tuvieron que trabajar en fábricas o asilos de pobre, haciendo trabajos peligrosos y repetitivos por salarios muy bajos. [12] De hecho, uno de estos asilos de pobre todavía existe hoy en día, pero actualmente funciona como un hospital – El Hospital de Saint Pancras  [13].

Calle donde vivieron los españoles
Antiguo asilo, hoy es el hospital de Saint Pancras

Mientras trabajaban en estas fábricas, muchos de los migrantes vivían en ‘el Polygon’ (ahora es un edificio que se llama ‘Oakshott Court’)[14], un edificio multicultural que era el hogar de muchos migrantes y trabajadores. Charles Dickens describió este edificio en su libro ‘Bleak House’:

‘Él vivía en un lugar que se llama ‘el Polygon’, en Somers Town, donde hubo en ese tiempo un número de inmigrantes españoles pobres caminando en cabos, fumando pequeños cigarros de papel’[15]

Sin embargo, este edificio fue demolido en 1890, y ya no hay evidencia de la comunidad que solía prosperar allí. Todo que todavía existe es una calle que lleva el nombre del Polygon. Para buscar más información sobre esta comunidad y su historia, se puede leer el artículo de Khadeeja Rashid aquí.

Polygon

Conclusiones

Los lugares que visité son muy diferentes: hoy, unos son ricos y otros son pobres. Unos tienen evidencia de su pasado y otros no. Pero algo que los tres lugares tienen en común es un sentido de una historia olvidado.

Es muy importante que la gente de Londres intente conmemorar a los migrantes españoles del pasado. Los migrantes han tenido un gran impacto en el desarrollo de una ciudad muy diversa y es importante no olvidar su importancia. Quizá los ayuntamientos locales deberían instalar placas azules para celebrar sus contribuciones, para aumentar el perfil de las historias olvidadas de Londres.

 

[1] Migration Observatory, The, “Migrants in the UK”.

[2] Cruickshank, “Spitalfields”, 89.

[3] Ibid., 90

[4] Ibid., 95

[5] Ibid., 102

[6] The Sephardy Community, “History and Design”

[7] Cruickshank, “Spitalfields” 480.

[8] Ibid., 486.

[9] Ibid., 498

[10] Rashid, “Somers Town”

[11] Ibid.

[12] Ibid.

[13] http://www.workhouses.org.uk/StPancras/

[14] Ravish London, “Somers Town”

[15] Dickens, “Bleak House”, 551. My translation.