Mi diario de campo: el mercado de Seven Sisters

Notas de campo por Sam Gaffney, estudiante de LN122 Spanish Language and Society, 2016-2017 para el proyecto En un lugar de Loñdres.

Todos los estudiantes de antropología en mi universidad tienen que hacer un proyecto de etnografía en su segundo año. Desde el comienzo de mis estudios, me han interesado las etnografías clásicas, las de aquellos hombres y mujeres que se fueron muy lejos emprendiendo largos viaje, a veces, con muy pocos conocimientos de lengua y cultura. El año pasado, empecé mis estudios de español también y pensé que sería interesante y útil hacer mi investigación entre hispanohablantes.

Pero, ¿cómo tener una experiencia “auténtica” en Londres?. ¿Cómo hacer una “etnografía clásica” en español sin abandonar esta ciudad?

Elegí Seven Sisters como el centro de mi investigación. Seven Sisters es un mercado latinoamericano en Londres y es un lugar muy diferente de los centros comerciales británicos.

Visité el mercado tres veces y cada ocasión fue muy diferente.

Visita 1

Por la mañana, me levante muy entusiasmado, iba a ir a Seven Sisters. Sin embargo, cuando iba en el metro me puse nervioso – ¿y si no me entienden?, ¿y si no los entiendo?, ¿y si no están interesados o no quieren hablar conmigo?. ¡Mi cabeza estaba llena de pensamientos negativos! Había leído mucho sobre la comunidad en Seven Sisters y había visto muchos videos en Youtube pero no me sentía preparado para la experiencia “real”.

Al empezar, deambulé un poco alrededor del mercado en parte para crear mapas de la zona y para entender el área y por otra parte, para decidir cómo acercarme a la gente en el mercado. Me sentía inseguro pero entré.

El mercado era más pequeño de que lo pensaba. Yo me esperaba un laberinto de calles. Pero no, ¡el mercado era bastante pequeño! Sin embargo, un rato después, me di cuenta de que tendría que pedir ayuda a la gente cuando fui incapaz de encontrar la salida. Me molestó. Esperaba que mi primer día fuera exclusivamente de exploración y la parte de contactos podría ser un poco más tarde. No pude escuchar inglés – solamente música de salsa tranquila y las voces graves de los comerciantes.

Después de diez minutos – mientras estaba andando en círculos – las personas comenzaron a mirarme. Me sentí como un intruso y creo que podían ver mis nervios.Para escapar de los ojos de la gente, fui a Pueblito Paisa, un café muy popular al frente del mercado. Estaba allí cuando tuve mi primera conversación en español. Hablé con una chica colombiana muy amable pero mis problemas para usar los tiempos pasados la confundieron y antes de tener la oportunidad de hablar más, el café se llenó y tener una conversación allí era imposible. Un poco desconcertado, me fui a casa.

Visita 2

Seguir leyendo “Mi diario de campo: el mercado de Seven Sisters”

Anuncios